EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID NOS DA LA RAZÓN

EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID NOS DA LA RAZÓN

EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID NOS DA LA RAZÓN Y FALLA A FAVOR DE DOS SOLICITANTES DE VISADO DE ESTUDIOS.

El pasado 7 de septiembre, la Sala Tercera del Tribunal Superior de Justicia de Madrid decidió estimar el recurso presentado por una mujer venezolana, después de que el Consulado General de España en Caracas le denegara un visado de estudios. Días más tarde, el 13 de septiembre la misma sala estimaba un recurso similar interpuesto por una estudiante colombiana.

La antesala del primer caso se sitúa en Caracas, cuando nuestra cliente solicita un visado de estudios para poder cursar en España un Master Universitario en Comunicación Publicitaria para el cual había sido becada por la Universidad Carlos III de Madrid. Su hermana y su cuñado, residentes en España, serían los encargados de sustentar económicamente su actividad, cubriendo sus gastos y proporcionándole alojamiento durante toda su estancia en Madrid.

No obstante, esto no fue sino el comienzo de un largo pulso con el consulado, quien denegó el visado alegando cómo no se habían aportado pruebas de que disponía de medios económicos suficientes “para cubrir la totalidad de la estancia prevista o para el regreso a país de origen o de residencia, o para el tránsito a un tercer país en el que tenga garantías de que será admitido”.

Sin embargo, el motivo detrás de esta denegación se desgarraba por las costuras: el consulado entendía que los medios económicos debían ser garantizados por los progenitores, cónyuge o descendientes y no por otro tipo de familiares, una interpretación que resultaba, cuanto menos, ardua de justificar especialmente si tenemos en cuenta los diversos pronunciamientos dictados por el poder judicial, que en su jurisprudencia más reciente ha venido consolidando cómo los medios económicos no tienen que ser garantizados necesariamente por los progenitores, permitiéndose que sean otros familiares los que asuman la responsabilidad de correr con los gastos.

Así por ejemplo en su Sentencia de 3 de marzo del 2008, la Sala Contencioso-Administrativo de la Sección Primera del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, afirmaba cómo “la falta de acreditación de los medios económicos de los padres no determina en el supuesto litigioso la procedencia de la denegación del visado, pues el menor estudiante tiene garantizado los citados gastos mediante el compromiso adquirido por su tío, cuya capacidad económica consideramos suficiente, dadas sus propiedades e ingresos profesionales”.

Del mismo modo, el criterio del consulado resultaba confuso, pues si bien en un primer momento basaba la denegación en la imposibilidad de que fuera la hermana y su marido quien aportara los medios económicos, luego basó su decisión en que la cantidad otorgada por el marido de su hermana no era suficiente.
Por otro lado, y de acuerdo con lo que dispone el artículo 38 del Reglamento de Extranjería, el solicitante no necesita demostrar medios económicos cuando acredite tener abonado el alojamiento por todo el tiempo que dure la estancia, algo que se cumplía en este caso ya que era su propia hermana quien le proporcionaba el mismo. Aun así, y para mayor seguridad, se presentaron medios económicos, tanto por parte de su hermana y marido, como por parte de su padre, algo que tampoco estuvo exento de dificultades, dada la arbitrariedad con la que rigen hoy los tipos de cambio en Venezuela, un país que hoy tiene forma de ring, pues no hay día sin golpe.

Así, tras la presentación del pertinente recurso de reposición contra la resolución del consulado, la cual resultó ser desestimatoria de nuevo, presentamos Recurso Contencioso Administrativo ante el Tribunal Superior de Madrid, quien falló a favor de nuestra cliente, quien por fin podrá residir de forma regular en Madrid y poder así cursar sin problema sus estudios universitarios. En su fallo el tribunal especifica cómo “siendo la hermana y su marido los patrocinadores de los estudios y quienes se harán cargo de su manutención y estancia, la documentación aportada es suficiente para acreditar la solvencia necesaria durante su estancia en nuestro país”.

El anterior caso emparenta con el segundo supuesto, también ganado por nuestro despacho ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde a una estudiante colombiana se le denegaba el visado de estudiantes por las mismas circunstancias descritas anteriormente: el consulado afirmaba cómo no disponía de recursos suficientes para cubrir gastos de subsistencia, estudios y regreso. En este caso eran su hermana y su abuelo los que le proporcionarían alojamiento y medios económicos respectivamente para mantener su estancia en España.

Pese a este revés del consulado, y tras la presentación del correspondiente recurso de reposición, interpusimos recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia cuyo fallo, una vez más, se decantó por estimar el recurso por nosotros presentado, justificando cómo los medios presentados por la hermana y el abuelo cubrían más que de sobra los gastos de manutención de la solicitante.

Así en ambos supuestos, el alto tribunal ha elevado el tono sobre la decisión del consulado español en ambos países en un tema que, aún a día de hoy, presenta aristas.

Por último, no debemos olvidar que tras las nuevas modificaciones acaecidas en la ley de extranjería, ahora es posible solicitar el visado de estudiantes desde España, sin tener que gestionarlo a través del consulado, algo que por lo general será menos problemático. Sin embargo, siendo la extranjería un campo donde predominan los tecnicismos no ahorraremos en esfuerzos para garantizar siempre a nuestros clientes el mejor servicio.

By |2018-11-02T00:50:46+00:0001/11/2018|Sterna Abogados|